miércoles, 15 de febrero de 2006

inscripcion fenicia

Yo, Tabnit, sacerdote de Asarté, rey de los sidonios, hijo de Esmunazar, sacerdote de Astarté, rey de los sidonios, yazgo en este sarcófago Quienquiera que seas tú, hombre que encuentras este sarcófago, ¡no a- bras su tapa! ¡y no me molestes! pues ni tesoros de plata ni tesoros de oro ni nada valioso, sino sólo yo, yazgo en este sarcófago. ¡No a- bras su tapa! ¡y no me molestes! pues abominación de Astarté sería tal cosa y si a- brir, su tapa abrieras, y molestar, a mí me molestas, no habrá para ti ni descendencia entre los vivos bajo el sol ni descanso junto a los antepasados

3 comentarios:

isis dijo...

hola dama blanca, me gusta tu blog por la sensibilidad q desprende y por ese toque histórico y de leyenda mágica.

en lo referente al post lo de los sacorfagos es otro mundo. parece mentira que hicieran ritos tan complejos con el más allá.

bsines*muaks

Deckard dijo...

mmm, el tal Tabnit debería haber sido un poco más inteligente. ¿Es que no sabe que prohibir algo sólo lleva a hacerlo con más ganas? Si dice que no tiene oro, es que seguro que estaba bañado en él.

No creo que durase mucho tiempo cerrado, ¿verdad?. Yo habría puesto algo como: "Yo, Deckard, albañil sidonio del montoncillo, yazgo aquí después de mucho currar y partirme el espinazo. Si tienes un mendrugo de pan, por favor, dáselo a mi mujer e hijos, que se han tenido que empeñar para poder enterrarme como es debido". Así, seguro que no abrían la tapa.

La Dama Blanca dijo...

jajajajaja,Deckard, seguro que no abrian la tapa,no fuera a ser que encima tuvieran que pagarte el nicho :D.

Isis, me alegro que te guste mi blog :D, aqui pongo un poco de todo lo que me gusta, a veces no tiene nada que ver una cosa con la otra, salvo que forman parte de mi vida.

un besito