martes, 14 de febrero de 2006

¿Quien es La Dama Blanca?

Sé que hay personas que se lo preguntan, que han tenido curiosidad por saber más de ella....pero la Dama solo vive en el Exilio, más allá de sus puertas es sólo una hacedora de partos cualquiera, en una ciudad cualquiera donde se ve obligada a guardar las apariencias.
La Hacedora y la Dama deben vivir en mundos separados...espero no haber ofendido a nadie por no dejar conocer a la hacedora, pero es algo que decidí en el mismo día que abrí las puertas del Exilio.
El Exilio pertenece a La Dama, sólo a ella, porque no se le puede permitir vivir en otro y debe seguir oculta entre nieblas....

Esta canción se la dedico a esas personas que no puedo dejar entrar, si alguna vez la escuchais en boca de un hada de pelo color miel, es posible que me esteis mirando a mi.

Tu gitana que adevinhas
me lo digas pues no lo se
si saldré desta aventura
o si nela moriré.
O si nela perco la vida
o si nela triunfare,
Tu gitana que adevinhas
me lo digas pues no lo se...
Luar Na Lubre-Tu Gitana

Powered by Castpost

2 comentarios:

lua dijo...

- Para que ser entendida cuando se puede causar confusión?
- Para que exponer nuestra simpleza si se puede fingir sofisticación?
- Para que dar respuestas y arruinar curiosidades preciosas?
- Nunca se satisface la imaginación que alimenta una pregunta, solo se decepciona.
- Siempre se es más en lo que no se es que siendo.

La tercera premisa bien puede confirmar la primera, y por supuesto ya sabréis que no he de explicarme ;-)

Dark kisses

La Dama Blanca dijo...

En realidad, Lua, no soy dada a fingir, tampoco me gusta crear confusion si en ello se encuentra el sentimiento de una persona...confieso que me encanta "conspirar en las sombras", pero no en el sentido de conspiración, sino el de pasar desapercibida, que no se note mi presencia...
Es posible que sea porque la sociedad ha hecho que gente como yo tienda a mantenerse oculta entre velos de incertidumbre, y creéme,si tuviese que elegir entre sofisticación y ser libre de ser como soy, sin ser censurada, elegiría la segunda, pues me siento atrapada en una cárcel del alma.

muchos besos