martes, 14 de junio de 2005

El interior de mi gruta....

Aprovechando que hace poco colgué una foto de la gruta, hablaré de ella.....

Pese a que mi madre me hizo un comentario de: - parece el dormitorio de una "pilingüi" del oeste- tras el cual me partí de risa, mi cuarto para mí, siempre ha significado mucho; mi gruta (la llamo así porque a veces es un auténtico desorden) es mi refugio, desde muy joven ha sido territorio sagrado, mi familia entra con mucho respeto (he luchado para que así sea), he conseguido que nadie, absolutamente nadie, fume en él (eso ya es un logro, teniendo en cuenta que en mi casa fumaban todos menos yo, aunque ahora ya sólo queda Jo y Rey, Amy lo dejó en el embarazo, peter hace un mes, mi madre cuando " le vió los cuernos al toro" como aquí se dice...).

Lo cierto, que más que la apariencia, son las historias que esconde, como todas las cosas que he pensado en mi vida, mis vivencias, se hubieran quedado plasmadas en sus cuatro paredes y perviven a lo largo de los años....

Ahí es donde mi imaginación ha volado con mayor altura....uno imagina siempre, cuando lee, cuando escucha música, incluso cuando no hace nada, simplemente disfrutar de tu imaginación....de pequeña, soñaba que llevaba una yegua blanca, el viento azotando mis cabellos, llevando el salado perfume del mar...

Ahí es donde he ahogado mis penas, mayores y menores....esas paredes me han visto llorar (cosa que no suelo hacer a menudo)....me han visto caer en lo más oscuro del abismo.

Ahí me he agobiado con los exámenes, y he disfrutado de la recompensas...

Muchas veces me han acusado de "autista" en mi casa, por pasar horas y horas metida en mi dormitorio, sin necesidad de hablar con nadie... mi vida la he hecho ahí, mis dibujos, mis diarios, mi baúl de los recuerdos......(suelo acumular millones de cosas para recordar el pasado).

En definitiva; podría decir, que la gruta, es una prolongación de mi memoria, de mis pensamientos y sobre todo, de mí misma, toda repleta de libros "raros" y abalorios "extraños"....

Cuando pasas el umbral de la puerta....sabes, que entras en territorio sagrado, mágico, lleno de fantasía.....donde es casi imposible aburrirse. Puertas adentro.....es mi otro mundo....

Mi "TIR NAN OG".

4 comentarios:

Magneto dijo...

He visto ke me has puesto un comentario en mi blog y he dicho pasate por el suyo, y aki estoy. Tiene toda la razón casi siempre el hombre vive de recuerdos, y sobre todos los ke nos gusta la fantasía, y es ke somos unos consevadores de lo bueno de aquellos tiempos donde se apreciban a las personas y aquello ke les hacía especial, las cosas no eran tan mundanas como hoy, y el arte era apreciado por los más exigentes, los cual conservaban sus obras como los mayores tesoros encontrados en la runas de los castillo más antiguos. Y es que ya no tengo sitio en donde dejar mis recuerdos y reliquías, por lo que siempre intento conservar aquello que me ha hecho tan especial y diferente.

La Dama Blanca dijo...

Sii, tu blog tiene muchas cosas frikis.....recuerdo cuando era niña, que a lo sumo podías intentar tener un juego de sábanas de Star Wars....y ahora encuentras casi de todo....

Estaba pensando en conseguirme otra estantería, pero creo que ya no caben más.

Te leo.

Elric dijo...

Sí, yo también padezco de "cuartofilia" x) De hecho siempre he conseguido sacarle bastante partido al poquito espacio del q he dispuesto, y de ello pueden dar buena fe las paredes, a las cuales se les puede ver dificilmente el blanco x) Posters, hojas de periódico, láminas, frases q me gustan...todo lo necesario para recordarme q mi estado de ánimo no es de un solo color.

El resto destacable lo puebla una estantería q se queja (y con razón) de una ocupación q es el del todo inaceptable, y q amenaza con crecer como hierba silvestre. Pero es lo q tiene amueblar el espíritu, q uno siempre tiene espacio para un disco más, para un libro más, para un cómic más, o para una figura de Darth Vader más x)

Mi cuarto siempre ha sido como esa casilla de seguro en los juegos de tablero. Estás a salvo. Nadie puede hacerte daño. Una sensación q se multiplica cuando los dos nos observamos en la penumbra. Cuando las sombras rivalizan por imponerse a luz y no parece haber un claro vencedor. Ese estado de luz tenue q hace q la realidad se desdibuje, catalizando esa emoción q surge al escuchar una determinada música, leer un determinado libro (nunca olvidaré, por ejemplo, leer a Edgar Allan Poe a "oscuras"), o tocar un determinado instrumento.

En fin, el saber q hay cosas como ese poster de Amelie en el techo q me da los buenos días, o ese olor a libreria de comics q me recibe muchas noches, q consiguirán sacarme una sonrisa en numerosas ocasiones. Y para mí, cualquier sonrisa es impagable.

Así pues, alzo mi copa y brindo por la cuartofilia x)

La Dama Blanca dijo...

por la cuartofilia!