jueves, 26 de enero de 2006

profesiones, creo


Uno se pregunta, ¿por qué se decide por una profesión?.
No siempre tuve claro qué quería ser “de mayor”....lo primero que quise ser, (en la escuela)....era astrónoma... flipaba con la serie de Carl Sagan, era una auténtica friky del tema...incluso en mis redacciones de la escuela metía siempre que podía el tema....una vez mi tía (que tiene un punto malaje) me hizo sentirme mal “por saber más que ella”...decía que siempre tenía que poner los puntos sobre las íes.

Sin embargo me gustaba mucho “curar” a la gente, dar masajes que les “arreglaba” lo que tenía mal.....no sé, esas cosas que se te dan bien desde niña....mi “primer parto” fue el de mi gata, yo debía tener 9 años, le estuve ayudando todo el tiempo, realmente le tuve que ayudar porque me fui un momento al teléfono con mi madre a otra habitación y vino corriendo a buscarme para que siguiese con ella a terminar de parir las otras crías....me sentí importante para ella, y eso me gustó, desde entonces sabía cuándo mi gata se iba a poner de parto las siguientes veces...yo era una niña y mi hermana me decía “anda ya!, si todavía no le toca!, y yo...que sí Jo, que se va a poner de parto....asi que le ponía su cajita por si acaso, y a la mañana me encontré las crías (ahí ya paría ella solita).

En el instituto quise hacer astrofísica, algo más alcanzable en este país que la astronomía....más adelante cambié a ingeniería aeronáutica....o medicina, o veterinaria, no me ponía de acuerdo, cambiaba de opinión como el viento....en el ultimo año me matriculé en “ciencias-ciencias” (ciencias puras)...es decir, la opción A (física, matemáticas) con las obligatorias del B (biología, química) como optativas ya que no me decidía que rama terminaría estudiando, si la técnica o la bio-sanitaria. Pero ese año no fue un año muy bueno en mi vida y en las notas se notaron, nunca fui una empollona, pero la media era un 8.....la cosa es que en matemáticas me dieron palos por todos lados...no podía concentrarme....y me decidí por la bio-sanitaria.....quería, por aquel entonces trabajar en un hospital, ya emitían la serie urgencias (sigue siendo de mis preferidas) y me encantaba la enfermera Carol Hathaway...y uno, que a esa edad es impresionable...pues...ahí me metí a hacer enfermería.

Mis años de estudiante de enfermería fueron geniales, los mejores de mi vida, en esos años “crecí”....pero, uno no sabe en lo que se mete, la teoría era genial, me resultaba fácil estudiarla (excepto la de administración, o asignaturas por el estilo, esas que no entiendes pero debes memorizar y que además sientes que no tiene nada que ver con la carrera, claro que, los profesores influyen mucho)...cuando llegué a las prácticas...me impresionaba que la gente muriera, conocerlas y perderlas, hacer amistad y no verlas más, sin despedidas.......

En el último año, sentí la mayor impresión....algo peor que la Unidad de cuidados intensivos (donde moría mucha gente, donde veías experiencias desagradables)...eso peor era la de cuidados intensivos pediátricos.....jamás olvidaré aquellos ojillos azules, sus pupilas dilatadas, conectada al respirador......era un Lunes, ya sabía que iba a morir....esa misma noche la habían traído sus padres, estaba viendo la tele y la iban a acostar....empezó a convulsionar y entró en coma. Tenía un tumor cerebral inoperable, solo contaba de cinco añitos......eso, es lo peor que he vivido, lo que peor llevo, lo que más me traumatizó.....y lo que creo que no he conseguido superar, porque aún recuerdo esos ojos, esa carita, esa cama.

En fin, que, aunque yo quisiera ayudar y curar, y sentía que era lo que quería hacer....mi cabeza no era capaz de soportar esa tristeza....así que....¿cómo me decidí ser matrona?.....porque, prefería ver nacer a un niño, que verlo morir.

Me costó trabajo, aprobar las oposiciones de acceso es muy difícil, yo me jugué todas las cartas en él, hasta el punto que me salieron postillas en los codos de tanto estudiar (comprendí bien lo de “hincar codos”) y tenía que ponerme coderas en verano de lo que termino doliendo.
La música y la imagen que pongo pertenece a la película de titanic, la historia de amor me importó poco, me gustó mas cuando empezó el hundimiento......y, lloré más que en ninguna película que he visto.........pero no fue por la película en sí, era porque veía su carita, el color de ojos como las imágenes de la película....lloraba por ella.



Never An Absolution, James Horner, Titanic

Powered by Castpost

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sé que es dificil entrar en lo de matrona porque tengo una amiga que se ha presentado varias veces a ese exámen y no lo ha conseguido. (y era de buenas notas).

Me alegro que gente como tu trabaje en hospitales.

Un saludo

Nietzsche

Nub dijo...

Y es que estoy convencido que los caminos que se fijan están siempre allí, y muchas veces no los vemos. En mi caso, nunca pensé que haría lo que hice y lo que hago....pero el cambio existe como necesidad, y la felicidad está detrás de la esquina, en el momento.

Me parece un trabajo único el que tienes, Dama Blanca.

Buenos vientos.

Irea dijo...

Me alegra que te perdiera la Astrofísica... y te ganara la Medicina. :-) Hace falta más gente como tú en los hospitales, gente con vocación. Gracias por ser como eres en nombre de alguien que sabe lo que es tener a un ser querido enfermo y todas las penurias que ello conlleva por la burocracia médica y por haber topado con algunos profesionales deshumanizados (aunque por suerte también con algunos maravillosos a los que por eso mismo valoro aún más), y gracias también de un modo simbólico en nombre de todas esas personas (a las que no conozco ni conoceré) a las que has ayudado y ayudarás.

La Dama Blanca dijo...

Hay mucha gente muy comprometida en esto...lo que pasa que los antipáticos hacen más ruído. Sé que hay gente desagradable en esta profesión (como en otras, eso va en la persona)...y, también he sentido ese trato, porque también he tenido familia enferma...hay gente para todo.

Yo solo puedo decir, que adoro mi profesión (aunque tenga los problemas de los turnos y esas cosas)

Muchas gracias a todos

P.D. cuando las mujeres me ven por la calle y me paran para agradecerme lo "bien que me había portado con ellas" me hace sentir fuerte, y que merece la pena ser como soy.

besos